Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2007
Técnica

Vídeos de alta definición

Blu-ray frente a HD DVD.

5w Infographics/Pedro Velasco/Samuel Velasco

Los DVD dan una imagen más nítida que las videocintas, a las que han venido desplazando. Pero los estudios de cine tratan ahora de generar un nuevo mercado mediante la producción de un vídeo de definición aún mayor.

Los fabricantes de discos han lanzado a competir dos formatos de alta definición: Blu-ray y HD DVD. Se compara esa batalla con la que se libró a finales de los años setenta entre las videocintas VHS y Betamax. Pero la contienda actual podría acabar de otra manera: algunas marcas están fabricando máquinas aptas para ambos formatos; Warner Brothers anuncia que no tardará en lanzar filmes grabados por los dos procedimientos en discos de dos caras.

Según Aaron Dew, de LG Electronics USA, en Elglewood­ Cliffs, los consumidores dudan sobre si pasarse al mercado de la alta definición, a la espera de ver qué formato se impone. La competencia entre los dos formatos ha provocado la retracción del mercado. En febrero, LG empezó a despachar un reproductor que lee ambos formatos. Dicen los críticos que las máquinas híbridas podrían no ser las mejores para ninguno de los dos —o que serán más caras si llegan a comercializarse— y que los discos de dos caras costarán más porque los estudios tendrán que grabarlos dos veces.

Blu-ray y HD DVD producen imágenes de la misma nitidez. La calidad de las imágenes comparada con la de los DVD normales, empero, no es tan espectacular como la mejora que supuso el DVD sobre la videocinta. Se bromea sobre si tan modesta ganancia compensa el precio de reproductores y discos.

Impertérritos, los dos bandos tratan ahora de destacarse en la carrera por la capacidad de almacenamiento. Un disco HD DVD admite 15 gigaoctetos; un Blu-ray, 25 gigaoctetos. Pero, como la mayoría de los HD DVD usan el procedimiento de compresión de datos MPEG-4 y no el MPEG-2 que aún se ve en los discos Blu-ray, ambos bastan para almacenar filmes completos más algún extra. Los fabricantes, además, han empezado a ofrecer los discos de capa doble, que doblan esas capacidades en una sola cara. Aunque las posibilidades permiten añadir aún más extras y audio avanzado, según Steve Wyatt, de GE Plastics, una empresa holandesa, se está produciendo una auténtica pugna por ver quién ofrece el disco de mayor capacidad. Algunos fabricantes incluso han desarrollado prototipos de discos de triple capa.

Los reproductores de combinación y los discos de dos caras sugieren que ambos formatos pueden coexistir. Si de la comodidad de minoristas y consumidores se tratara, un formato es mejor que dos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.