Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Historia de las matemáticas

La breve vida de Évariste Galois

Según la leyenda, este joven matemático redactó la teoría de grupos en la noche anterior al duelo en que recibió un tiro fatal. Una investigación más cuidadosa hace ver que las originales ideas de Galois tardaron algo más en madurar.

Évariste Galois, joven prodigio y matemático francés, contaba tan sólo 20 años de edad cuan­do en la madrugada del 30 de mayo de 1832 escribía a sus amigos Napoléon Lebon y V. Delauney:

“He sido provocado por dos patrio­tas... Me es imposible rehusar. Os rue­­go vuestro perdón por no habéroslo di­cho. Pero mis adversarios me han exi­­gido palabra de honor de no informar a ningún patriota. Vuestra tarea es sencilla: demostrad que he de combatir con­tra mi voluntad, tras haber agotado to­dos los medios de reconciliación posi­bles; decid si soy capaz de mentir ni siquiera en lo más baladí. Por favor, recordadme, ya que el destino no me ha dado vida bastante para ser recordado por mi patria.

Muero amigo vuestro,
É. Galois”

Esa misma noche, Galois escribía también a su amigo Auguste Che­valier:

“He hecho algunos descubrimientos nuevos en análisis. El primero con­cier­ne a la teoría de ecuaciones; los otros, a las funciones enteras.

“En teoría de ecuaciones he investi­gado las condiciones de solubilidad de ecuaciones por medio de radicales; con ello he tenido ocasión de profundizar en esta teoría y describir todas las transformaciones posibles en una ecuación, aun cuando no sea posible resol­verla por radicales. Todo ello pue­de verse aquí, en tres memorias...

“Haz petición pública a [Carl Gus­tav Jacob] Jacobi o a [Carl Friedrich] Gauss para que den su opinión, no acer­ca de la veracidad, sino sobre la im­por­tancia de estos teoremas. Con­fío en que después algunos hombres encuen­tren de prove­cho organizar todo este em­brollo.”

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.