Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2011
Zoología

Hormigas nómadas en la jungla

Igual que los ganaderos nómadas las hormigas pastoras recorren las selvas tropicales del sudeste asiático en busca de pastos frescos para sus particulares rebaños de pulgón.

MARTIN DILL

En síntesis

En la naturaleza abundan muchas hormigas que «ordeñan» pulgones, cochinillas y otros insectos chupadores de plantas que segregan melaza. Pero solo en los bosques tropicales asiáticos se desarrolla una comunidad simbiótica parecida a la de los pastores y su ganado.

Con esta insólita forma de vida animal evolucionó, de modo asombroso y para el beneficio de ambas partes, la morfología corporal, la conducta y el modo de reproducción de los dos organismos de esta asociación.

Aunque la simbiosis entre las hormigas pastoras dolicoderinas y las cochinillas solo se ha producido una vez a lo largo de la evolución, la asociación se ha perfeccionado y ampliado de modo eficaz.

Exuberante selva tropical malaya. Sobre un nuevo brote de hojas, una aglomeración de hormigas cubre casi por completo una capa de pulgones chupadores. Aunque la imagen no parece espectacular, a los investigadores nos sorprendió gratamente. Observábamos algo que antes, unos veinte años atrás, no podíamos sospechar: nos hallábamos ante una forma de vida hasta entonces desconocida, por lo menos entre las hormigas.

El resto no nos cogió desprevenidos. Al fin y al cabo, ninguna otra familia animal ha desarrollado formas de vida tan diversas como las organizadas hormigas. Ya en los manuales de principios del siglo pasado se puede leer sobre hormigas cultivadoras de hongos, jardineras, cazadoras, tejedoras, cosechadoras e incluso ladronas y negreras; denominaciones que en su momento se eligieron por su asociación con formas de vida humana, ya se consideraran positivas o negativas. En 1906, el ingeniero forestal y entomólogo Karl Escherich escribió sobre las hormigas criadoras de hongos: «Así como la gente cultiva plantas, las hormigas crean productos que en la naturaleza no existen. En este caso la analogía con la conducta humana es lo más sorprendente».

Nuestro estudio ha revelado, a lo largo de los años, otra conducta en las hormigas que recuerda asombrosamente a otro estilo de vida humano: el de los ganaderos nómadas. Los pastores se han adaptado por completo a las necesidades de sus rebaños, que les proporcionan leche, carne, pieles y otros recursos vitales. Con sus tiendas de campaña, estos grupos acompañan al ganado a nuevos sitios de pasto. Las hormigas pastoras --tal y como las bautizamos-- han cambiado su estilo de vida sedentario original por otro orientado a ofrecer lo mejor a sus «animales útiles» y aprovecharse en lo posible de sus capacidades.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.