Aparición de la inteligencia

El lenguaje, la capacidad de anticipación, la destreza para la música y otras muestras de inteligencia están relacionados entre sí a través de cierta configuración subyacente que refuerza los movimientos rápidos.

La mayoría de quienes se han ocupado del asunto considera que la esencia de la inteligencia reside en la lucidez, en la versatili­dad para resolver problemas nuevos. Ber­trand Russell apuntó con ironía: "Los animales estudiados por los americanos corretean de acá para allá con increíble prisa y energía hasta que acaban dando, qué casualidad, con el resultado deseado. Los animales observados por los alemanes permanecen quietos, pensativos y, finalmente, sacan la solución del interior de sus conciencias." Además de criticar los usos científicos de 1927, la cita de Russell ilustra la falsedad de la dicotomía que se levanta entre un proceder estocástico, por ensayo y error (sin aparente relación con la conducta inteligente), y un propósito perspicaz.

Suele afirmarse también que la esencia de la inteligencia es la previsión. Jean Piaget insistía en que la inteligencia era el complicado rodeo que damos cuando no sabemos qué camino tomar. Me siento más a gusto con el planteamiento de Horace Barlow, para quien la inteligencia es todo aquello que nos permite idear una conjetura que descubra un nuevo orden subyacente. Este enfoque cubre un campo amplísimo: desde hallar la solución de un problema y la fundamentación de un razonamiento hasta dar con una analogía apropiada, con una armonía agradable o con una réplica ingeniosa, pasando por colegir lo que puede que suceda. Pre­decimos lo que ha de venir a continuación, aun cuando estemos oyendo pasivamente un relato o una melodía. Y así nos despierta de nuestro letargo el chiste despanzurrado cuya secuencia conocíamos o la parodia de una fuga de Bach que nos es familiar: en el subconsciente prede­cíamos una evolución que se ha visto rota por la pifia.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.