Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2011
Climatología

Lecciones climáticas del Plioceno

Hace tres millones de años las temperaturas globales eran ligeramente superiores a las de hoy. Las reconstrucciones climáticas de aquel período sirven para poner a prueba los modelos de cambio climático.

CORTESÍA DE W. S. CRAWFORD Y EL IODP

En síntesis

Durante el Plioceno, hace unos tres millones de años, las temperaturas eran unos tres grados más altas que hoy y los niveles de CO2 atmosférico se asemejaban a los actuales.

Sin embargo, la posición de los continentes y los patrones de las corrientes oceánicas, las cuales distribuyen el calor, eran muy similares a los de hoy.

Varios indicadores climáticos permiten deducir las características climáticas del Plioceno; entre ellos, las conchas de microfósiles, las alquenonas o el polen fósil.

La reconstrucción del clima del Plioceno resulta de extremada utilidad para afinar los modelos computacionales que se proponen estudiar el cambio climático actual.

En el transcurso de la historia geológica, la temperatura global ha aumentado y disminuido en respuesta a una amplia variedad de factores. Una de las causas principales de los cambios climáticos a escala planetaria ha sido la deriva continental, que en ocasiones ha modificado la circulación en las cuencas oceánicas y ha influido sobre la distribución global de calor. También revisten importancia las variaciones en la órbita terrestre, que gobiernan la alternancia de períodos glaciales e interglaciales. Y lo mismo ocurre con los cambios en la concentración de dióxido de carbono atmosférico, un gas de efecto invernadero que, como tal, retiene el calor. El calentamiento observado hoy en día transcurre con demasiada rapidez como para achacarlo a los dos primeros factores, por lo que la mayoría de los científicos lo atribuyen a una acumulación excesiva de gases de efecto invernadero en la atmósfera, debida, sobre todo, a la quema de combustibles fósiles.

¿Cómo repercutirá lo anterior en nuestro futuro? Responder a esta pregunta constituye gran parte de la labor del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la institución que cada cinco o seis años sintetiza un gran volumen de investigación climática en una sola memoria. El Cuarto Informe de Evaluación del IPCC, elaborado en 2007, predijo que el promedio anual de la temperatura en todo el mundo habrá aumentado entre 1,1 y 6,4 grados centígrados para finales de siglo. Para llegar a tales conclusiones se emplearon modelos de circulación general, simulaciones numéricas a escala planetaria que integran procesos oceánicos, atmosféricos, criosféricos y superficiales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.