Seguridad informática

Criptografía para Internet

El correo electrónico es una postal digital, que no asegura la confidencialidad. Pero los sistemas criptográficos bien diseñados sí pueden garantizar el secreto de la correspondencia.

Las cartas que se envían desde la oficina de correos pueden tardar días en llegar a su destino, pero al menos existe cierta garantía de intimidad de la correspondencia. Por su parte, el correo electrónico llega vía Internet con velocidad deslumbrante, pero también resulta fácil víctima potencial de los escuchas electrónicos. Una forma de reforzar el carácter reservado de estas transmisiones consiste en encriptarlas, manipulando y enrevesando la información con el fin de volverla ininteligible para todos, excepto, claro está, para el destinatario.

Desde los años ochenta el desarrollo de algoritmos refinados y de equipos informáticos económicos han puesto al alcance de millones de personas provistas de ordenadores personales sistemas criptográficos muy potentes, cuya seguridad es de nivel militar. Los avances técnicos prometen conseguir que tales sistemas adquieran mayor resistencia y se tornen incluso invulnerables al descifrado de claves.

Otros artículos del informe especial

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.