Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 1998
Botánica

Sexualidad vegetal

Aunque la agricultura y el conocimiento de las propiedades de los vegetales están en la base de toda cultura humana, hasta hace un par de siglos no se ha sabido cómo se reproducen.

Si con algo ha tenido el hombre un trato continuado ha sido con las plantas, de las que recibió sustento, abrigo, medicina, medio de transporte y cuanto necesitó para resistir y propagarse en un entorno habitualmente hostil. Por eso resulta más difícil de entender que no llegara al descubrimiento de la sexualidad vegetal hasta finales del siglo xvii. Mil veces diríase que estuvo a punto de descorrer ese velo. Cuando en el Neolítico em­pieza a domesticarlas y seleccionarlas, cuando practica en Mesopotamia la polinización de las palmeras o la caprificación, cuando escribe sus primeras interpretaciones del mundo y esboza el origen de las cosas, cuando delinea los fundamentos de la historia natural con Aristóteles y Teofrasto, tres siglos y medio antes de nuestra era.

Muy pronto, sin embargo, empiezan a dominarse los distintos tipos de propagación (siembra, plantación, estaca, esqueje, etcétera) y mejora (injerto y selección de razas). Así consta en los "libros de agricultura" en que fueron maestros Varrón, Catón, Paladio, Columela y otros terratenientes romanos, escritos que pueden tomarse como precursores de las cartillas que, en una u otra forma, han manejado los hombres del campo hasta la creación de los cuerpos de ingenieros agrónomos y forestales.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.