Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

  • 15/10/2018 - Astronomía

    El telescopio Hubble deja de tomar datos tras un fallo mecánico

    Un problema en uno de los giroscopios ha obligado a suspender temporalmente las operaciones del veterano observatorio espacial.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 2017Nº 90

Medicina

La revolución del ARN

Considerado durante mucho tiempo una molécula con simples funciones de mantenimiento celular, el ARN se contempla ahora en el desarrollo de tratamientos médicos novedosos.

Menear

La historia de la biología molecular, que comenzó con la descripción de la estructura en doble hélice del ADN en 1953, ha ofrecido más personajes que una novela rusa. Los biólogos han identificado decenas de miles de moléculas que dirigen y dan forma al caos organizado en el interior de las células del cuerpo, y han aprovechado esos hallazgos para desarrollar miles de fármacos y tratamientos.

Durante décadas, dos protagonistas ocuparon el centro de la escena: el ADN, o ácido desoxirribonucleico, que actúa como un almacén casi permanente de la información genética, y las proteínas, que ejecutan las órdenes de los genes. Los descubrimientos de proteínas han llevado a avances médicos tales como la insulina sintética, el interferón y los fármacos antitumorales de nueva generación. Y la terapia génica, mediante fragmentos modificados de ADN, ha cosechado resultados en la lucha contra la hemofilia, la ceguera hereditaria y otras enfermedades hasta ahora intratables.

Durante esos progresos médicos se pasó por alto un tercer tipo de biomolécula: el ARN o ácido ribonucleico. Al igual que el ADN, el ARN contiene información genética, pero exhibe una menor estabilidad química que este y tiende a ser degradado por las enzimas del turbulento ambiente citoplasmático.

Aunque desde hace tiempo se sabía que el ARN se hallaba involucrado de un modo u otro en casi todos los procesos celulares, durante la mayor parte de la revolución biomédica se le asignó un papel secundario, a la sombra del ADN y de las proteínas. En los años cincuenta y sesenta, los biólogos pensaban que el ARN desempeñaba funciones auxiliares, como transportar mensajes, coordinar suministros y mantener las células en orden.

Pero una serie de descubrimientos a finales del siglo xx revelaron nuevas formas de ARN que en nada coincidían con su imagen de «humilde asistente doméstico». Al contrario, esas moléculas ejercían un grado de control asombroso sobre el comportamiento del ADN y las proteínas, al intervenir sobre determinadas moléculas para aumentar o reducir su actividad. Mediante la manipulación de este ARN, se podrían desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer, las enfermedades infecciosas y un amplio abanico de trastornos crónicos.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados