Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 1996
Historia de la astronomía

El astrolabio

Es un instrumento científico utilizado en la Edad Media para realizar observaciones astronómicas y terrestres. También servía como calculadora analógica para determinar la hora local.

El astrolabio fue el instrumento astronómico de uso más común durante la Edad Media. Su origen se remonta a la antigüedad y todavía era habitual en el siglo xvii. Una de sus funciones era observacional: se empleaba para determinar el ángulo del Sol, la Luna, los planetas y las estrellas sobre el horizonte o a partir del cenit. Se utilizó también para me­dir la altura de montañas o torres, la profundidad de pozos y en agrimensura en general. Mucho más importante, sin embargo, fue la utilidad que tuvo el astrolabio como una calculadora auxiliar. Facilitaba al astrónomo los cálculos relativos a la posición del Sol y de las principales estrellas, respecto del meridiano y del horizonte, le permitía hallar su latitud geográfica y la dirección del norte verdadero (in­cluso de día, cuando no son visibles las estrellas) y posibilitaba su entrega a quehaceres tan prestigiosos y lucrativos como levantar horóscopos. En tiempos en los que no eran habituales los relojes fiables, el astrolabio proporcionaba a su poseedor un medio de saber la hora, tanto de día como de noche, siempre que pudiera verse el Sol o alguna de las estrellas en él representadas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.