Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 1995
Computación

Ordenadores de base proteínica

Ciertos dispositivos fabricados a partir de moléculas biológicas prometen tamaño más reducido y almacenaje de datos más rápido. Pueden servir para ordenadores de procesamiento en paralelo y redes neuronales.

"El ojo, al que se llama ventana del alma, constituye el medio principal por cuya virtud el entendimiento logra apreciar más plena y abundan­temente las obras infinitas de la naturaleza." Las palabras de Leonardo da Vinci expresan con elocuencia la íntima relación entre visión y comprensión. A pesar de lo cual, la ciencia moderna se enfrenta no pocas veces a objetos invisibles para el ojo humano. Químicos y bioquímicos hallan entorpecida su tarea por la imposibilidad de observar las moléculas que estudian. Los componentes atómicos de las moléculas no son discernibles ni siquiera a través del microscopio electrónico.

Pero la tecnología informática permite elaborar imágenes convincentes y científicamente exactas de las moléculas construidas por las células. El grafismo por ordenador contribuye a desvelar, por ejemplo, la forma en que los anticuerpos buscan moléculas extrañas, la manera en que las enzimas proporcionan el ambiente exacto y adecuado para iniciar una reacción química. A veces las imágenes cobran gran peso conceptual; piénsese en el diagrama de la estructura en doble hélice del ADN, publicada por James Watson y Francis Crick, que revolucionó nuestra comprensión de la herencia humana y de las enfermedades genéticas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.