Pseudogenes

La historia de estas reliquias moleculares repartidas por el genoma humano no deja de sorprendernos.

DAVE CUTLER STUDIO

Nuestro armario genético esconde más de una reliquia. Desparramados por nuestros cromosomas, se hallan los pseudogenes, "esqueletos" de genes que llevan mucho tiempo "muertos". Lo mismo que otros fósiles, iluminan la historia evolutiva de las formas actuales. Pero si atendemos a los hallazgos recientes, algunos de tales fósiles de ADN gozan todavía de buena salud. Los signos de actividad pseudogénica nos recuerdan que, aunque el proyecto para la secuenciación del genoma humano (el conjunto completo de información génica que encierran los núcleos de nuestras células) ha terminado oficialmente, apenas hemos empezado a desentrañar su complejidad.

Sabemos que un genoma guarda mayor semejanza con un sistema operativo para un ser vivo que con una librería estática de información. Siguiendo la analogía informática, los pseudogenes pueden considerarse vestigios de un viejo código para hábitos ya desaparecidos; pero también constituyen un registro fascinante, inserto en el programa general, del crecimiento y diversificación del programa en el transcurso del tiempo. Al tratarse de productos de la remodelación y actualización genómicas, los pseudogenes arrojan luz sobre procesos dinámicos, amén de ofrecer pistas acerca de su propia función, posiblemente activa, en nuestro genoma.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.