Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 2013Nº 74

Física

Convección de Bénard

Un sencillo experimento permite reproducir la convección que acontece en la superficie del Sol.

Menear

Tres son los procesos de transferencia de calor: radiación (el calor que nos llega del Sol), transmisión (fenómeno que sucede cuando tocamos un metal frío que acaba por calentarse) y convección (movimiento que acontece en el seno de fluidos sometidos a diferencias de temperatura).

Un sencillo experimento nos servirá de ejemplo para la convección. Pongamos una sartén al fuego, como si fuéramos a freír un huevo. Vertamos algunas cucharadas soperas de aceite de oliva, que formen una película de un par de milímetros de espesor; la calentamos suavemente. Transcurridos algunos minutos, estudiemos la superficie de la capa de aceite.

Si observamos el reflejo de una lámpara, comprobaremos que su imagen aparece distorsionada, por la sencilla razón de que la superficie del aceite, lejos de ser plana, forma valles y montañas dispuestos con cierta regularidad. Un fenómeno que se debe a la aparición, en el seno del fluido, de celdas convectivas que transportan el calor suministrado a través de la base de la sartén hacia el aire situado sobre el aceite; el resultado es la homogenización de la temperatura del fluido.

Puede conseguir el artículo en: