Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2009
Química

Los anillos de Liesegang

En el seno de un gel, ciertas reacciones químicas generan un bello patrón de anillos coloreados.

Placa de gelatina con cromato potásico sobre una placa difusora de metacrilato. En la superficie de la gelatina se han dispuesto multitud de gotas de solución de nitrato de plata en agua. [Joan Jorquera Bordonau]

Hace unos meses, en una animada comida con un grupo de arqueólogos, uno de ellos citó un fenómeno que atrajo inmediatamente mi atención. Mikel Aguirre, profesor de prehistoria en el centro asociado de la UNED de Vergara y experto tallador de sílex, comentó que uno de los criterios de clasificación del pedernal se basa en los anillos de Liesegang.

Espoleado por la curiosidad, decidí ahondar en el fenómeno químico que mostramos en esta sección. Pese a existir una copiosa bibliografía sobre el mismo, muchos químicos jamás han oído hablar de los anillos que descubrió R. E. Liesegang en 1896, mientras experimentaba con materiales fotográficos [véase «Las sales reaccionan en un gel para producir bandas de Liesegang en color», por C. L. Stong; Investigación y Ciencia, mayo 1977].

Los anillos de marras corresponden a precipitados periódicos, que se forman por una reacción química en el seno de un gel. Esta reacción suele producirse en un tubo de ensayo; los precipitados adoptan la forma de bandas de distinto color y composición.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.